Saber manejar las discusiones y recibir críticas.

http://www.europapress.es/salud/noticia-saber-escuchar-salvaguardar-estado-emocional-claves-evitar-discusion-20121124132315.html

Las discusiones peligrosas, que son aquellas en las que “tenemos como prioridad tener la razón”, no suelen lograr ningún resultado y son capaces de dañar la relación entre las personas implicadas, por ello el psicólogo Antonio de Dios recomienda escuchar, evitar los individualismos, tratando de salvaguardar el estado emocional de la otra persona.

Las discusiones, aquellas que no forman parte de un debate, sino que puede calificarse de pelea, ya sea en el ámbito familiar, social o laboral, son “peligrosas”, porque dañan la relación y traición a los valores, explica a Europa Press este especialista del Hospital USP Marbella.

En parte la culpa es del cerebro, ya que como indica, “ante una situación de estrés o peligro, el cerebro emocional consigue que las personas dejen de pensar para salvar la identidad personal”, esto provoca que,“al tratar de salvar nuestra identidad, se dañe la del otro”.

En una discusión, “las personas implicadas suelen luchar por tener la razón. Lo que no solemos percibir es que, cuanto más tratamos de tener razón, más empujamos al otro a ponerse a la defensiva y a dejar de escuchar”; cuando se llega a esta situación, además del gasto de energía, “jamás se llega a un entendimiento”.

Así, a la hora de dar las pautas necesarias para tener una discusiones eficaz, destaca como muy importante tratar que la otra persona se sienta segura antes de intentar tener razón, es decir “salvaguardar el estado emocional” y eso se consigue, sobre todo, “sabiendo escuchar”.

“Cuando escuchamos el mensaje que se trasmite al otro es que es importante para mi, y cuando se trasmite ese mensaje, entonces, esa persona puede sentirse segura”, afirma, aunque para escuchar bien debe hacerse desde los valores de la otra persona, ya que “la clave es escuchar sin tener porqué estar de acuerdo”. En resumen, “hay que hacerle sentir importante, válido y seguro”.

MEJOR ESCUCHAR QUE HABLAR

A su juicio, “cuando la discusión pasa un nivel de excitación, la otra persona ya no está escuchando, está a la defensiva, cualquier conversación no va a llegar a ningún punto, porque no va a haber posibilidad de entendimiento”.

Por otra parte, “si se produce una discusión lo más importante no es lo que decimos, sino cómo lo decimos. Debajo de la conversación que trata de dirimir quién tiene razón hay otras que versan sobre las emociones de cada persona y también sobre su validez”.

De este modo, De Dios reafirma que “dos no discuten si uno no quiere”. Las claves para evitar una discusión es dejar de hacer monólogos y empezar a hacer preguntas, ya que “las personas más eficaces en una discusión son las que pasan más tiempo escuchando que hablando y sus intervenciones son curiosas y llenas repreguntas”.

Del mismo modo, afirma que las personas más eficaces son aquellas que saben escuchar y hacer sentir bien a los demás, “ser capaces de manejar conversaciones difíciles es garantía de éxito”. Uno de los motivos más frecuentes por los que las discusiones son inútiles es porque nos olvidamos de respetar las interpretaciones y, sobre todo, los valores de la otra persona.

Aunque desconoce si han aumentado las discusiones con respecto a otras épocas, sí cree que se discute mucho, posiblemente debido a que “la sociedad actual fomenta la inseguridad individual”“Normalmente lo que se hace bien vale poco, mientras que cuando se hace algo mal todo el mundo lo señala”, añade.

RESPECTAR LOS VALORES

“Normalmente estamos tan pendientes de nuestro punto de vista que lo defendemos incondicionalmente sin ni siquiera pensar que si la otra persona opina diferente quizás sea porque tiene información que nosotros no tenemos” y, en este sentido, advierte de que “solemos considerar que lo que está bien es aquello que comparte nuestros valores”.

“Pero quizá lo más importante sea aceptar que en ocasiones los valores de cada persona son diferentes y tenemos que elegir entre respetar los de los demás y hacerles sentir escuchados, entendidos y valorados, o defender los nuestros (valores) pese a que con ello estemos renunciando al Amor para tener razón”, añade.

De Dios cree que el problema no es tanto por qué se discute, sino que se discute normalmente porque la persona se encuentra insegura; “nadie debe tener poder sobre las emociones de uno a no ser que se le permita, y si no se siente insegura la persona, no entra en una discusión”, afirma.

Del mismo modo, aclara que, ante una discusión, uno no debe buscar ser refutado por el otro ya que, lo importante, “es ponerse en el lugar del otro”. “Cuando una persona necesita sentirse entendido en una discusión es una cuestión emocional, entonces debería preguntarse por esa dependencia, por qué como adulto tiene necesidad de ser entendido”, concluye.

—————————————————————————————————————————————————-

Mi aportación:

Cierto es que cuando alguien nos comenta algo que le molesta de nosotros, es decir, nos hace una crítica, nos ponemos a la defensiva y dejamos de escuchar. En el curso que impartí la semana pasada estuvimos trabajando cómo recibir críticas. Al igual que comenta el psicólogo entrevistado, lo primero es practicar la escucha activa. Prestar atención al contenido de la crítica. Además de intentar comprender qué es exactamente lo que le ha molestado a la persona de nosotros, hacemos que se sienta escuchada y favorecemos la comunicación. De otro modo, si no escuchamos y estamos a la defensiva, favorecemos la discusión e impedimos el buen entendimiento entre las partes. Por eso es tan importante.

Por otro lado, cuando la crítica es general, siempre es recomendable preguntar e intentar concretar. Preguntas del tipo ¿A qué te refieres con … (que soy una egoísta, por ejemplo)? Cuanto más clara y concreta sea la crítica, más fácil será comprenderla, ponerse en el lugar del otro e intentar cambiarla, si se está de acuerdo con ella.

Pero además de prestar atención a lo que dice la otra persona y concretar acerca de lo que se nos critica, es importante empatizar con la persona y mostrarle nuestro acuerdo o desacuerdo. También tenemos que tener en cuenta que hacer una crítica o pedir un cambio de comportamiento no es fácil. Probablemente, la persona no quiera que nos enfademos con ella y le cueste decírnoslo, lo mismo que nos pasaría a nosotros si queremos hacer una crítica. Por ejemplo, podemos decir “entiendo que te sientas molesto, yo estaba en esta situación…”.

Cuando la situación se vuelve acalorada y ya no sabemos ni lo que decimos, siempre es mejor practicar el autocontrol y dejar la discusión para otro momento, respetando así los valores del otro. Una vez se haya pensado con tranquilidad, la situación se ve de otra manera y también facilita que nos pongamos en el lugar del otro. Muchas veces viene bien escribir una carta dirigida a la persona contándole cómo vemos la situación y cómo nos sentimos. Al final de la carta, habremos cambiado nuestra opinión sobre la situación. Al principio, nos sentimos dañados y no podemos ponernos en el lugar del otro, pero conforme escribimos, vamos viendo la situación desde ambas perspectivas.

Sin más, espero que lo pongáis en práctica. Son consejos muy útiles, que favorecen las relaciones interpersonales.

Un saludo,

Silvia Adame Fernández

Máster en Gerontología, Dependencia y Protección de los Mayores.

 

 

Anuncios

¿Qué encontraré en el País de las Maravillas?

Hoy he visto en la página de Disney de Facebook un post con esta foto que decía:

“The World is like Wonderland. New day, new adventure”.

Cada día será como tú quieras que sea y, como siempre digo, todo depende de nuestra actitud. Si vemos cada día como una oportunidad de vivir nuevas experiencias, aprender cosas nuevas, disfrutar de la compañía de otras personas, apreciar lo que los demás nos pueden aportar, en definitiva, si vemos cada día como lo que es, una oportunidad de crecer como personas, porque nos estamos formando cada día, con cada experiencia que vivimos, por muy insignificante que sea.

He puesto ese título porque pienso que cada persona encontraría un mundo diferente en el País de las Maravillas (no se por qué se llama así si Alicia se encuentra con muchas experiencias estresantes, más que agradables). Nuestra actitud modela las experiencias que vivimos cada día. La forma en que interpretamos y percibimos lo que vivimos a diario está íntimamente relacionada con nuestra actitud. Ante un mismo hecho, dos personas pueden percibirlo de un modo totalmente diferente. A una persona puede haberle “chafado” el día y otra tomarse el mismo hecho como un suceso que contar a los demás y aceptarlo con otra actitud. Aquí podríamos comenzar a hablar de la personalidad y el optimismo disposicional de cada uno, pero lo comentaré en otro post más adelante y dejaré los artículos científicos para quien quiera más información.

MANUAL PARA SUBIR MONTAÑAS

Publicado en Ni Ten (Mabuni Shito Ryu Karate Do): “Una pequeña parte de la familia Mabuni

Shito Ryu.” http://basi-nitenmabunishitoryukaratedo.blogspot.com/search/label/Para%20pensar

MANUAL PARA SUBIR MONTAÑAS
a) Has de saber la montaña que vas a subir. 
No te dejes llevar por los comentarios de otros, como “aquella es más bonita” o “ésta es más fácil”. Vas a gastar mucha energía y mucho entusiasmo para
lograr tu objetivo, por lo que eres el único responsable y debes estar seguro de lo que haces.

b) Has de saber llegar hasta delante de ella. Muchas veces, se ve la montaña desde lejos: bella, intenresante, llena de desafíos, pero, cuando intentamos aproximarnos, ¿qué ocurre? Las
carreteras la rodean, hay bosques entre tú y tu objetivo, lo que parece claro en el mapa es dfícil en
la vida real. Por tanto, prueba todos los caminos, los senderos, hasta que un día estés delante de la
cima que pretendes alcanzar.

c) Aprende de quien ya caminó por allí. Por más que te consideres único, siempre hay alguien que
tuvo ese mismo sueño antes y acabó dejando marcas que pueden facilitar la caminata: lugares en
los que colocar la cuerda, senderos, ramas rotas para facilitar la marcha. La caminata es tuya y la responsabilidad también, pero no olvides que la experiencia ajena ayuda mucho.

d) Los peligros, vistos de cerca, son vencibles. Cuando empieces a subir la montaña de tus sueños,
presta atención a tu alrededor. Hay despeñaderos, claro. Hay grietas imperceptibles. Hay piedras
tan pulidas por las tormentas, que se vuelven escurridizas como el hielo, pero, si sabes dónde
colocas el pie, notarás las trampas.

e) El paisaje cambia, conque aprovéchalo. Claro que es necesario tener un objetivo fijado: llegar a
lo alto, pero, a medida que se va subiendo, se pueden ver más cosas y no cuesta nada parar de
vez en cuando y disfrutar un poco del panorama circundante. A cada metro conquistado, puedes
ver un poco más lejos: aprovéchalo para descubrir cosas que aún no habías advertido.

f) Respeta tu cuerpo. Sólo consigue subir una montaña quien presta al cuerpo la atención que
merece. Tienes todo el tiempo que la vida te da, por lo que debes caminar sin exigir lo que se te
puede dar. Si andas demasiado deprisa, acabarás cansado y desistirás a la mitad. Si andas muy
despacio, puede caer la noche y estarás perdido. Aprovecha el paisaje, disfruta del agua fresca
de los manantiales y de las frutas que la naturaleza te da, generosa, pero sigue andando.

g) Respeta tu alma. No te repitas todo el tiempo. “Voy a conseguirlo”. Tu alma ya lo sabe, lo que
ésta necesita es usar la larga caminata para poder crecer, extenderse por el horizonte, alcanzar el
cielo. Una obsesión no ayuda nada a la búsqueda de tu objetivo y acaba privándote del placer de
la escalada, pero, atención, tampoco te repitas: “Es más difícil de lo que pensaba”, porque eso te
hará perder la fuerza interior.

h) Prepárate para caminar un kilómetro de más. El recorrido hasta la cima de la montaña es siempre mayor de lo que piensas. No te engañes, ha de llegar el momento en que lo que parecía cerca esté
aún muy lejos, pero, como estás dispuesto a llegar lejos, eso no llega a ser un problema.

i) Alégrate cuando llegues a la cumbre. Llora, da palmas, grita a los cuatro vientos que lo has
conseguido, deja que el viento allí arriba (porque allí, en la cima, siempre sopla viento) purifique tu
mente, refresque tus pies sudados y cansados, abra tus ojos, limpie el polvo de tu corazón.
Qué bien: lo que antes era sólo un sueño, una visión distante, ahora es parte de tu vida, lo has
conseguido.

j) Haz una promesa. Aprovecha que has descubierto una fuerza que ni siquiera conocías y dite que
a partir de ahora la usarás durante el resto de tus días. De preferencia, promete también descubrir
otra montaña y partir hacia una nueva aventura.

k) Cuenta tu historia. Sí, cuenta tu historia. Da tu ejemplo. Di a todos que es posible y otras
personas sentirán entonces el valor para afrontar sus propias montañas.
Paulo Coelho (Como el río que fluye)

Se hace camino al andar

Os dejo una frase de Jorge Bucay.

“Porque nadie puede saber por ti. Nadie puede crecer por ti. Nadie puede buscar por ti. Nadie puede hacer por ti lo que tú mismo debes hacer. La existencia no admite representantes”.

Si no hacemos nada ante los problemas y los evadimos, estamos evadiendo nuestro propio crecimiento personal, nuestro propio aprendizaje de la vida. Con cada decisión, con cada paso que damos en la vida, con cada problema/dificultad que afrontamos, estamos creciendo personalmente, vamos madurando. Esta semana he estado pensando sobre este tema. Conozco a personas que les da miedo ir al médico solas, o que no saben que decir si tienen que ir al banco a pedir algo, por ejemplo. Son todas esas situaciones, triviales, las que nos hacen ser más independientes, aunque parezca una tontería. Poco a poco, se va perdiendo el miedo a solventar las pequeñas dificultades por uno mismo, sin necesidad de que nadie lo haga por nosotros o nos acompañe.

Hay un refrán que dice algo así: “No le des de comer, ayúdale a pescar“. En el fondo, le hacemos un favor al otro si le enseñamos a hacer algo en vez de dárselo hecho.

¿Qué opináis vosotros?

Camino

Haz sonreír a los demás, haz cumplidos.

A todos nos gusta que nos digan cosas agradables. Ello nos ayuda a crear un concepto positivo sobre nosotros mismos. En nuestra sociedad estamos más acostumbrados a decirnos entre nosotros los aspectos negativos y resaltar los fallos que a dar cumplidos y hacer saber a los demás cosas de ellos que nos gustan. Hacer cumplidos ayuda a tener amigos, permite que los demás sepan lo que nos gusta de ellos, aumenta la probabilidad de ocurrencia de esas conductas por haberlas reforzado, facilita la comunicación entre las personas, nos hace sentir bien por ser capaz de expresar sentimientos positivos, así como por hacer sonreír a la otra persona. Cuando hacemos cumplidos es probable que la otra persona también nos haga un cumplido, lo cual nos haría sentir mejor aún. También facilitamos el que los demás hagan cumplidos y hagan sonreír a más personas.

Hacer sentir bien a los demás no cuesta dinero y, sin embargo, reporta mucho bienestar y satisfacción. No cuesta esfuerzo, pues sólo expresamos algo que pensamos, no tenemos que inventarlo.

Hagamos felices a los demás y sintámonos bien nosotros también. Este vídeo es muy ilustrativo y motivador.

Espero que os guste, un saludo.

sayps – ayudaanuestrosmayores

sayps – ayudaanuestrosmayores.

Tengamos la edad que tengamos, empecemos el día como si del primero de nuestra vida se tratase.

Hay que disfrutar de todo lo que nos ocurre, sentirlo y vivirlo. Habrá cosas que nos gusten más y cosas que nos gusten menos, pero eso es exactamente lo que nos hace humanos y nos diferencia del resto de animales. Un saludo!

Saber cuidarnos

Hoy en día, muchas personas viven estresadas con su trabajo, o en busca de él, y con las obligaciones diarias en casa. Todos merecemos, y debemos, dedicar unos minutos al día para hacer algo que nos guste y resulte agradable. Lo recomendable es media hora al día. Algunos dirán que no tienen tiempo, pero diez/quince minutos al día no son nada y nos reportan mucho bienestar. Un baño con música relajante, leer un libro, salir a dar un paseo, etc.; cualquier actividad que nos resulte agradable y percibamos como recompensa por todo lo que hemos hecho durante el día. Parece una tontería, pero sienta muy bien y nos ayuda a sentirnos mejor, que es lo más importante. Cuando nos sentimos bien, hacemos todo mejor, tratamos mejor a los demás (con lo que ellos también se sienten mejor con nosotros) y todo nos resulta más positivo y menos estresante. No sirve de nada estresarnos, hacer lo que tengamos que hacer de mala gana y mal, si tenemos que hacerlo de todas formas. El estrés continuado hace que aumente el Cortisol en nuestro cuerpo y, a la larga, provoca enfermedades cardiovasculares. Por tanto, es mejor no estresarse y darnos unos minutos para organizarnos y hacer lo que tengamos que hacer de un modo más positivo.

¡Espero que lo practiquéis! Ya me contáis.

Un abrazo.

Las canciones también nos dicen cosas a tener en cuenta

El otro día iba en el bus y, un poco antes de bajarme empezó a sonar una canción que ya conocía desde hace algunos años. Hasta el momento en que me fui a bajar del bus no me había parado a oír la letra, la cantaba cuando estaba en su auge, pero nunca había prestado atención a la letra. Cuando me bajé del bus, seguía cantándola y me gustó lo que decía. Me acordé del blog y pensé en ponerla y compartirlo con vosotros.

Puede ser que me haya equivocado una y otra vez,
pero esta vez es cierto que todo va a ir bien,
lo siento aquí en el pecho, y en tu cara también
Y debe ser que pienso igual que ayer, pero del revés
todo se ve mas claro, más fácil, no sé.
Las cosas se van ordenando solas, sin querer,
y dicen que si una puerta se cierra se abre otra, no sé,
más grande, más bonita y mas fácil que ayer…
más fácil que ayer…
y esta vez, en vez de una puerta, viene un ventanal
muy sólido, muy fuerte y con vistas al mar…
con vistas al mar…

Y puede ser que me equivoque otra vez, 
y puede ser que vuelva a perder
pero hoy la vida me dice
que me toca a mí eso de sentirme bien…..
Y puede ser que me equivoque otra vez,
y puede ser que vuelva a perder
pero hoy la vida me dice
que me toca a mí eso de sentirme bien…..

(la canción sigue, pero ya se repite).

“Puede ser”. Conchita.

Lo que más me gusta de lo que dice la canción es que, aunque nos equivoquemos, también tenemos derecho de sentirnos bien y no tenemos que estar culpándonos y sintiéndonos mal por ello. Si nos equivocamos, ya hemos aprendido que no debemos hacer lo que hicimos. Si no nos equivocamos nunca, difícilmente podamos discriminar entre lo bueno y lo malo. Es importante equivocarse y aprender de la experiencia.

Es importante no desfallecer, no abandonar. Aunque se cierre una puerta, otra se abrirá. Tarde o temprano, se abrirá. Hay que persistir y seguir intentándolo una y otra vez. Si lo que estamos haciendo, falla una y otra vez, es importante cambiar de estrategia.

Otra cosa que me llama la atención es que dice que, de pronto, parece que todo es más fácil y todo se ve más claro. A veces, cuando tenemos algún problema y nos agobiamos, si no dejamos de darnos vueltas, podemos agobiarnos más y llegar a estar peor. En esas ocasiones, es mejor dejarlo de lado y volver a enfrentarse al problema más tarde. Entonces podremos verlo con mayor claridad y encauzar el problema con mayor bienestar y tranquilidad. A mí me ha pasado varias veces y, cuando no dejo de darle vueltas, lo único que consigo es empeorar las cosas y, al dejarlo y volver más tarde; todo me sale mejor.

¿Qué opináis vosotros de lo que dice la canción? ¿Estáis de acuerdo, en desacuerdo? ¿Creéis que es útil? Cualquier comentario es de agradecer. Podemos compartir opiniones, etc. 

¡Un saludo!

Todos somos artistas

Todos somos artistas

La mayoría de nosotros nos sentimos incómodos si nos vemos como artistas y, sin embargo, cada uno de nosotros lo es. Cada día, con cada elección, creamos una obra de arte única. Algo que sólo uno puede hacer… La razón por la que naciste fue para dejar tu marca indeleble en el mundo. Esa es tu autenticidad… Respeta tus urgencias creativas… apuesta por la fe… descubrirás que tus elecciones son tan auténticas como lo eres tú. Es más, descubrirás que tu vida es todo lo que se supone que debe ser: un alegre soneto de acción de gracias.

“Sara Ban Breathnach en Fish”.

Recomiendo el libro Fish, pues es muy motivador, entretenido y fácil de leer. Algo muy importante para sentirnos bien cada día es elegir la actitud con la que queremos empezar el día y ser consecuentes con ello. Todo depende del cristal con que se mire, esto es, la actitud que tomemos en nuestro trabajo, quehaceres diarios, etc.

Publicado por Silvia A. en 14:41

vía Clases particulares: Todos somos artistas.

REFLEXIONES DIARIAS: Reflexión – El papel arrugado

REFL

El papel arrugado.

Un niño que tenia un carácter impulsivo y lo hacia reventar en cólera a la menor provocación…. la mayoría de las veces después de unos de estos incidentes se sentía avergonzado y se esforzaba por consolar a quien había dañado. Un día su maestro, que le vio dando excusas después de una explosión de ira, le llevó al salón y le entregó una hoja de papel lisa y me dijo: – ¡Estrújalo! Asombrado obedeció e hizo con él una bolita. – Ahora -volvió a decirle- déjalo como estaba antes. Por supuesto que no pudo dejarlo como estaba, por más que trato el papel quedó lleno de pliegues y arrugas. – El corazón de las personas -le dijo- es como ese papel… La impresión que en ellos dejas, será tan difícil de borrar como esas arrugas y esos pliegues. Aprende a ser más comprensivo y paciente. Cuando sientas ganas de estallar, recuerda ese papel arrugado. La impresión que dejamos en los demás es imposible de borrar…Más cuando lastimamos con nuestras reacciones o con nuestras palabras… Luego queremos enmendar el error pero ya es tarde.

Moraleja:

Aprenda a ser más comprensivo y paciente…. cuando sienta ganas de estallar recuerde ese papel arrugado….. La impresión que dejamos en los demás es imposible de borrar….. Mas aun cuando lastimamos con nuestras reacciones o con nuestras palabras….. Luego queremos enmendar el error, pero ya es tarde y todo se hace más difícil.

“Habla cuando tus palabras sean tan dulces como el silencio”…… porque es preferible el silencio del sabio a las palabras del necio…. dice mas el sabio callado que el necio hablando… aquel guarda silencio para preguntar lo que ignora y este ultimo multiplica las palabras para decir lo que no sabe……

vía REFLEXIONES DIARIAS: Reflexión – El papel arrugado.

Es un post que vi hace un mes en un blog y me gustó muchísimo la forma de contarlo.